jueves, 6 de marzo de 2014

Tiempo

Lo sentimental era algo que no podía manejar en mi vida. Ser demostrativa era una característica que me distinguía, y eso era bueno... cuando me sentía bien. Eran días de cambios, no malos pero si importantes que hacían de mí una persona totalmente distinta a lo que había sido.  Un verano repleto de amistades nuevas y alegrías. Pero como lo bueno dura poco, debía dejar esa hermosa experiencia e ir rumbo a nuevas. Me encontraba llorando de la alegría en un instante y al siguiente con una tristeza que invadía mi ser y no sabía como manejar lo. Así como un día decidí partir a lo desconocido, hoy me tocaba volver. Y quizás cerrar algunas etapas para poder continuar con mis nuevos planes. Quién diría que habían pasado 3 meses!? Mi mente agotada me pedía un descanso, que por el momento no lograba, pero no estaba muy lejos... eso esperaba

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.