domingo, 2 de septiembre de 2012

... ♥

La mirada es lo primero que me llama la atención de una persona. Y tu mirada, sin duda fue la que me conquisto. Tan dulce y sincera, tan profunda y generosa, tan cautivadora que al perderme en ella  enloquece mi corazón. Tu nombre permanece todo el día en mi boca, es como si viviera allí, por más que trate de no nombrarte se me escapa. No hago otra cosa que hablar de ti. Tu imagen habita en mis pensamientos, en mi mente. Estás presente ahí como si nada, tan natural, con esa deliciosa mirada y tentadora sonrisa, volviéndome más torpe por no poder concentrarme en nada,  ocupando todo el espacio allí libre, enamorándome a cada instante, ayudándome a distraerme de mis problemas y acompañándome para que no me sienta tan sola. ¿Cómo lo haces?
Tu voz es mi paz, verte junto a mí pasando el tiempo, hablando de cosas insignificantes, es lo que hace que mis días tengan algo que valga la pena, algo muy importante para mí, si supieras cuanto!
Podría decir tantas cosas más, tu me inspiras para que escriba sin dolor, desde la alegría, con palabras y no puñaladas con mis ojos llenos de lagrimas y una angustia en el pecho, eso no existe en este momento. ¿Cómo lo logras?
Se ha producido un error en este gadget.