jueves, 19 de enero de 2012

Misiva de Frederick para Anne - Persuasión

Me resulta imposible seguir escuchando en silencio, y para dirigirme a usted empleo el único medio del que dispongo.  Se me parte el alma y vacilo entre la desolación y la esperanza. No me diga, por Dios que ya es tarde y que esos bellisimos sentimientos no anidan ya en su pecho. Nuevamente me ofrezco a usted, y mi corazón es aun mas suyo ahora que cuando me lo destrozo hace ocho años. No diga que el hombre olvida mas pronto que la mujer ni que en el el amor tiene vida mas corta. A nadie he amado mas que a usted. Podre haber sido injusto, he sido débil y lo reconozco, pero inconstante, jamas. Solo por usted he venido a Bath. Solo en usted pienso y en usted solo cifro mis ilusiones y proyectos. ¿ No lo ha adivinado ya? ¿Es posible que no haya adivinado mis intenciones? Créame firmemente que no habría esperado estos días si hubiera podido leer sus pensamientos del mismo modo que usted, sin duda, ha leído los míos. ¡Que difícil se me hace escribir! A  cada instante llegan a mis oídos palabras que me dejan anonadado  .  .  .  Usted baja el tono de voz, pero yo percibo claramente esos acentos, aunque se pierdan para los demás. ¡Dulce y admirable mujer! Nos hace usted justicia al reconocer que también cabe en el hombre el afecto sincero y persistente.
Crea en el amor ferviente e invariable de
F  .  W

jueves, 5 de enero de 2012

Sentido y sensibilidad

No obstante,, ahora ya no tiene remedio, no es preciso hablar de ello ni mencionarlo. "De un verdadero amor no hay que hablar: 
 Todo paso. "

Se ha producido un error en este gadget.